hola@fundadoras.org | Encomenderos 253 piso -1. Las Condes, Chile

 +56 9 5755 0832 | © 2017 by Woman Advisor Chile. 

NO TE ACOSTUMBRES A PERDER

19.02.2018

 

Hace unos días conversando con una emprendedora que lleva dos años con su empresa me contó que se peleó con su socio, y por querer irse de esa situación incómoda, que para ella se había hecho insostenible emocionalmente decidió que le iba a  entregar la marca y las redes sociales y que iban a dar de baja la empresa. Le pregunté: ok, a cambio de qué? y me dijo “de nada, es que de verdad quería terminar con eso rápido”. 

Se quedó con deudas asumidas por la empresa, con un capital invertido de casi $5.000.000 y ella se quedó muy tranquila y con muchos aprendizajes pero sin nada físico, nada. Le pregunté si volviendo el tiempo atrás lo hubiese hecho diferente y me dijo que nunca se lo había preguntado pero que sí, que al menos hubiese dado la pelea por la marca y le dije entonces nunca negociaste y me dijo: no, sólo le di todo para no pelear. 

 

Vi en ella un espejo. Me dio tanta bronca, pues vi en ella todas las peleas que no he querido dar. Y me vi en situaciones complicadas donde adopté una posición pasiva y me deje perder, ni una ni dos, muchas veces en estos años.  

 

 

 

Me vi haciendo descuentos donde no correspondía hacerlos, me vi siendo “buenita” con clientes cobrando menos para ganar la cuenta donde al final terminaba perdiendo plata. Me vi también dejando que el otro lo haga, que el otro se muestre, que el otro gane, que el otro gane un poquito más total mejor piola, yo no me lo merecía. Me vi no poniendo mi logo porque desde antes pensaba que ya no lo iban a querer poner, me vi sintiéndome no merecedora de cosas y quedándome callada no una, sino muchas veces. 

 

Hace algunos años, dos más o menos declaré que no me iba a dejar perder nunca más y lo he entrenado tanto que creo que ya lo hago automático, ha sido un gran aprendizaje y ojalá ustedes también si quieren lo puedan entrenar.

 

 

 

Me dije hasta cuándo vas a dejar que gane el otro? Qué tiene que pasarte para que te des cuenta de todas las oportunidades que estas perdiendo por que el otro pase adelante tuyo en la fila. Me imagino te ha pasado,  te toca tu turno en la fila y se mete una persona adelante, das un paso atrás y te quedas callada “es que seguro anda apurada”  “que lata enfrentarla y armar un show”. Me acuerdo cuando era niña y mis papás hacían “escándalos”  porque les cobraban de más o porque los atendían mal, o porque la cuenta estaba mal cobrada entonces reclamaban y a mi me daba muchísima vergüenza. Con el pasar de los años y más cuando viví en Argentina aprendí  que la vida la ganan los que la enfrentan, con el cuerpo erguido, con la mirada directa, con el tono de voz directo y con una tremenda sonrisa en la cara. La vida linda es para esas mujeres que saben decir NO o saben decir BASTA. Tu de cuáles eres? Enfrentas o vas a hacer como el 80’% de los Chilenos y te vas a quedar callada mordiéndote la lengua mientras alrededor avanzan y avanzan incluso a veces menospreciando tu trabajo o poniendo en juego tu crecimiento profesional?

 

La verdadera revolución está en tI, no está afuera. Está en ser una EMPRENDEDORA DIGNA, entendiendo que ser digno es quien se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni degraden. Y el ser digna te convierte en un ser humano respetable, profesional y prestigioso sea que hagas pan, ropa o seas una empresaria de talla mundial. 

 

Mi querida emprendedora, no te dejes perder, por favor no lo hagas, respeta tu tiempo, dale valor a tu creatividad, dale valor a las decisiones que haz tomado y enfrenta cada una de las situaciones siempre tratando de conseguir el mejor panorama para ti.  Tu eres lo más importante de tu negocio. 

 

 

 

Muchas hemos confundido el “ganar ganar”  con  el “perder un poquito para que quedemos todos contentos” no es así. 

 

Mi mensaje es que no pierdas antes de pelear la batalla. Anda lucha por lo que es tuyo, se digna también en el mundo profesional y si pierdes, aprendes pero esa pelea debes darla hasta el final. Es tu dignidad, es tu trabajo. 

 

 

 

Y mi historia no es la misma tuya pero si te sirve te cuento que yo fui entrenando esta actitud hacia la vida y en eso me apoye de hombres, de mi pareja y de mentores a quienes NADIE los pasa a llevar. Aprendí que el declarar que no me gusta perder no tiene nada de malo, aprendí que ganar esta bien, aprendí que en el mundo de los negocios no soy Madre Teresa del emprendimiento. Aprendí que si tengo que discutir y alzar la voz lo voy a hacer y que quedar mal con alguien es parte de la vida, aprendí que no emprendo para ser simpática  ni por las relaciones sociales que emprendo porque tengo un sueño y tengo una familia a la que mantener, aprendí que ya no me importa enfrentar a clientes grandes o chicos, aprendí que ya no tengo que demostrarle a nadie que mi trabajo vale, mi trabajo vale porque yo lo sé y con eso me basta, los resultados lo muestran. La inseguridad queda guardada en un cajón si me voy a sentar a negociar. 

 

 

 

Aprendí a no tranzar mi tiempo por nada que no me aporte: visibilidad, dinero y nuevos negocios. Y comprendí que está bien decir no a algunas reuniones. Que si quiero ser una mujer de negocios debo estar parada sobre mis dos pies puestos en la tierra y dando pasos pequeños con mucha firmeza.  

 

Y finalmente aprendí que en el mundo de los negocios si eres mujer, aún en el 2018 la gente va a esperar de ti muchísimos “deber ser” que no se esperan de los varones. Y el respetar tu negocio y tu tiempo va a alejarte de muchas de personas. Pero va a acercarte a un grupo de personas poderosas que van a  ver de ti una mujer autentica, digna, de prestigio y muy profesional. Finalmente esa es la gente que queremos cerca, o no?

 

 

 

Cómo se hace? Entrenando. Todos los días, en pequeñas y grandes batallas. Pero cómo? Haciéndote consiente que tu manera de manejarte hasta ahora es algo que quieres cambiar y comprometerte a que cada vez que te veas queriendo huir de una situación o que te veas que estás dejándote perder vas a hacer las cosas diferentes. ¿Cómo sería esta situación si yo ganara? ¿Por qué le regalaría esto a la otra persona? Y no confundas confrontar con pelear. Son dos cosas diferentes, confrontar te lleva a negociar y pelear te lleva a sentir rabia y te paraliza. Si algo te molesta o lo consideras injusto, actúa. 

 

No tengo la receta, es un modo de vivir la vida, entrénalo, hazlo consiente, escribe en un papel en tu escritorio para recordártelo, es como cualquier hábito debes hacerlo tantas veces hasta que ya sea cotidiano en ti. 

 

NO TE DEJES PERDER ANTES DE PELEAR LA BATALLA. NUNCA. LA DIGNIDAD SE CONSTRUYE CON CADA UNA DE ESAS PEQUEÑAS BATALLAS. 

 

Cariños 

Lore

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload