hola@fundadoras.org | Encomenderos 253 piso -1. Las Condes, Chile

 +56 9 5755 0832 | © 2017 by Woman Advisor Chile. 

Me endeudé por mi sueño.

02.05.2019

COLUMNA DE OPINIÓN

 

 

 

 

En Fundadoras escuchamos cerca de 200 historias emprendedoras a la semana. Las escuchamos, conocemos sus dolores y ambiciones. En un 50% de las conversaciones aparece la problemática “necesito financiamiento”. Siempre que esto ocurre se me paran los pelos, porque en algún momento lo dije, alguien me creyó y fracasé y amaría que alguien me hubiese ahorrado ese dolor de cabeza.

Hace 5 años yo me endeudé, me endeudé por tozuda, no una… DOS VECES! Me endeudé por irresponsable y por estar enamorada de un sueño sin negocio…me endeudé porque creí que necesitaba dinero para funcionar, mientras el negocio “crecía”. Pero en la práctica nunca supe cuánto tenía que vender, ni cuánto ganaba, ni siquiera cuánto costaba lo que yo ofrecía. Tenía varios años menos y muchos NO menos en el cuerpo, creía que mi sueño era posible y tenía que resultar no importa como.

 

Hay una frase maravillosa que dice, “no hay sueño sin negocio, ni tampoco hay negocio sin sueño”; a eso nos enfrentamos en fundadoras todos los días. Mil emprendedoras al mes de las cuales solo un 20% tiene un modelo de negocios funcional que le permite vivir de lo que aman, las demás...una yo hace 5 años están aún intentando calzar su sueño en un modelo de negocios desordenado y que no vende.

 

Habiendo estado en ese mismo problema y habiéndome pegado contra la pared un buen par de veces es que te quiero invitar a reflexionar sobre algunos puntos antes de… llamar a tu amigo con ahorros y pedirle plata.

 

¡Las emprendedoras no necesitamos financiamiento, necesitamos orden!

 

Ten claras las respuestas a estas preguntas simples:

  • ¿Cuánto facturaste el año pasado?

  • ¿Y si tuvieras que pedir sabes cuánto es lo que necesitas?

  • ¿En qué vas a usar el dinero?

Generalmente no nos pueden contestar ninguna de esas preguntas y ahí es cuando nos vienen los ataques en la oficina. Pero relax, la buena noticia es que todo esto se ordena, se mejora y se aprende.

 

Antes de salir a buscar financiamiento asegúrate de conocer tu negocio y para eso simplemente se requiere matemática básica.  Ni fórmulas ni grandes análisis. Saber cuánto vendes y cuanto gastas... mínimamente!

 

La barrera de  acceso al financiamiento en las mujeres emprendedoras efectivamente tiene que ver con la barrera que ponen algunos bancos pero también recae en nosotros la responsabilidad de que no tenemos claro ni siquiera cuanto facturamos, mucho menos cuánto estamos ganando. ¿Por qué alguien invertiría en nosotros si no somos capaces de tener las cuentas en orden? ¿Cómo generó confianza en mi interlocutor si soy dueña de un negocio cuyos números desconozco?

 

Es una invitación a reflexionar, a mirar el excel, a mirar la estrategia comercial antes de salir a buscar financiamiento. A tener claros los costos, a tener claro cual es mi modelo y así y sólo así ser responsables en determinar lo que necesito.

 

Pide solo cuando estés segura, quita el exceso de optimismo del que sufrimos todas nosotras y mira en números, es lo mejor que puedes hacer cuando de  crecer se trata.

 

Que el sueño, que el amor, que el propósito se mantenga intacto pero que no se nos olvide que negocios son negocios y por ende además de todo lo anterior ventas, números, finanzas, orden y estrategia,  no hay sueño sin negocio, ni negocio sin un sueño.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload